Es también conocido como "el cañón de la leche" por el color que adquiere el agua al mezclarse con los sedimentos que arrastra el río.

Enclavado en una zona semi-desértica de la Sierra de Rayones, N.L. encontramos esta emocionante aventura. Rapeles, saltos al agua, caminata en el río, son parte de los desafíos que ofrece.

Cuando llegan las lluvias es el mejor momento para visitarlo y darle ese toque de adrenalina que nos gusta (regularmente corre muy poca agua en él).

No incluye transporte, pero dependiendo el tamaño del grupo nos podemos organizar e irnos en 1 solo.